Existen muchas profesiones y actividades humanas donde existen riesgos importantes para la integridad física e incluso para la vida.
Pero esta exposición directa ante la muerte, bañada en sangre y sufrimiento del toro (siempre) y del torero (a veces) nunca la entendí, no la entiendo ni creo que jamás la pueda entender.

Cornada Aparicio

Intento comprender que esto de los toros se lleva en la sangre, la tradición. Que se gana mucho dinero, el negocio. Que es un espectáculo, el arte.  Pero, ¿no podría buscarse una manera en que no sufra el toro ni que el torero se exponga a la muerte de esta manera?

Sé que los intentos de prohibir la “fiesta nacional” basados en el sufrimiento que se le inflige al toro tienen mayor o menor acogida pero ¿es normal qué se permita a una persona exponer su vida de esta manera a cambio de dinero? Si el asta del toro en la foto se hubiese desviado unos centímetros hubiera sido mortal de necesidad.

Me puedo imaginar un festejo donde el toro tenga los cuernos modificados para no ser mortales y los útiles del torero, banderilleros y picadores adaptados para no hacer daño. Donde el torero luzca todo su arte, los pases de pecho, las verónicas, lo que sea… y demuestre su precisión con las banderillas y la espada pero sin que el toro sufra ni sea sacrificado.

En muchas ocasiones he escuchado a expertos decir que, si las corridas de toros no fuesen como son el toro de lidia desaparecería. Fíjense que hace unos días ha salido la noticia de que han clonado un toro bravo de la ganadería de Guardiola… así que un problema menos.

En fin, este comentario sólo es para compartir el sentimiento de incomprensión ante una imagen tan brutal como la de la cogida de Julio Aparicio. Y un deseo de que las corridas de toros evolucionen a algo menos brutal y arriesgado tanto para el torero como para el toro. Al menos, en este caso, parece que el torero no sufrirá consecuencias fatales…